El diseño es de Ryan Mario Yasin, un alumno graduado en el Royal College of Art e ingeniero aeronáutico que reside en Londres.  Su objetivo tiene que ver con desperdiciar menos ropa, reducir la enorme cantidad de residuos generados por la industria de la confección y crear una vestimenta que se adapte al crecimiento de los niños ya que cubriría el período en que los más chicos crecen con mayor rapidez.

Así es como, el joven de 25 años decidió aplicar los principios del origami a un diseño para ropa inteligente en evolución. Reprodujo el famoso arte de doblar y desplegar en sus diseños y confeccionó una colección de ropa que sigue a los niños desde los cuatro meses hasta los tres años.

Sin embargo, este sistema de pliegues se basó en su experiencia como ingeniero aeronáutico, es decir -gracias a sus conocimientos previos- creó un tejido técnico “inteligente”, aplicando lo que en mecánica se denomina Coeficiente de Poisson negativa, es decir, una estructura auxética (cuyo significado es crecimiento): la estructura interna se deforma y se vuelve más gruesa, perpendicular a la fuerza aplicada ¡Cuando la tela se estira, crece bidireccionalmente!

Por otra parte, Ryan Mario Yasin también se encargó de estudiar la ergonomía infantil y aplicó sus investigaciones en el diseño: es resistente, impermeable, transpirable, liviano y su estructura se deforma con el movimiento del niño, expandiéndose y contrayéndose en sincronía con su movimiento. Además, es de fácil lavado, ultra ligero y fácil de empacar.

¡No te pierdas el video!

 

Menú